Ibon Oregi / foto: David Pareja Guerrero

 

(entrevista abril 2024)

Ibon Oregi

Ibon Oregi (Markina-Xemein, 1977) es un deportista vasco apasionado del deporte. Vive feliz en Zarautz con su familia, donde practica surf todos los días, su actividad preferida y la que más satisfacciones le ha dado.

Desde pequeño practicaba muchos deportes, como fútbol, montaña o triatlón, en los que siempre destacaba. Su pasión por el deporte le llevó a trabajar como profesor de educación física, a lo que se dedicó veinte años. En 2020 daba clases de deporte y en sus ratos libres preparaba un maratón, fue en uno de esos entrenos cuando un coche le atropelló y le cambió la vida, en el brutal accidente perdió su pierna por encima de la rodilla.

Ibon siempre dice que al principio fue muy duro y difícil de aceptar pero esto no le quitó las ganas de seguir luchando. Después de asumir este golpe de la vida decidió seguir adelante y adaptarse a la situación. Tomó el surf como terapia y como motivación en su día a día y apenas un par de años después, ha llegado a ser dos veces campeón de España y subcampeón del mundo de surf adaptado.

Tuvimos la suerte de acudir a una de sus charlas para la promoción de la inclusión y la igualdad de oportunidades para todas las personas. Y desde entonces para nosotros es un ejemplo de superación. Nos transmitió una ilusión y una fuerza tan maravillosas que hemos querido compartir un poco de su historia con vosotros.

 

Queremos saber un poco más de ti. ¿Quién es Ibon Oregi?

Como bien habéis explicado, soy un chico de cuarenta y seis años procedente de Markina-Xemein que vive en Zarautz y un apasionado del deporte. El deporte siempre ha sido el motor de mi vida y lo sigue siendo en estos momentos también, es mi vitamina.

 

Ibon Oregui / Foto: Jon Urbe

 

Explícanos qué es el surf adaptado y qué diferencias hay con el tradicional.

El surf adaptado es un variante del surf tradicional que practicamos personas con discapacidad. A nivel de competición solamente compiten personas con discapacidad física y hay ocho categorías: tres de categorías de stand (de pie), una de kneel (de rodillas, donde estoy yo), dos de prone (tumbados) y dos de visión (los ciegos totales y los que ven algo).

Como veis, cada discapacitado tiene su propia categoría e intenta ser un deporte lo más equitativo posible, ya que para asignarte una categoría tienes que pasar por un arbitraje externo de la ISA (International Surfing Association).

 

¿Qué sentiste cuando te diste cuenta que tu vida había cambiado?

La verdad es que en un principio no te das cuenta, en esa situación traumática en el momento del accidente. Tuve suerte de estar consciente en casi todo momento y cuando me desperté en el hospital después de unas 6 horas y darme cuenta de que estaba vivo, ya era un triunfo, porque yo pensaba que me iba a morir, entonces te das cuenta de que estás vivo y de que quieres seguir adelante.

Al principio, tuve una fase muy dura, mucha pena, mucha ansiedad, impotencia, rabia… Pero llega un momento en que la cabeza te hace un clac y decidí que así no podía seguir, que tenía que tirar para adelante y tenía que vivir y tenía que ser el padre de mis hijos y el marido de mi mujer.

Cuando llega ese momento todo es más fácil, no tienes nada que perder, disfrutas de las pequeñas cosas de la vida, de los amigos, familia, naturaleza… y te sientes vivo, con ganas de comerte el mundo, un poco más despacio que antes pero pudiendo llegar a casi todos los sitios.

 

¿Fué difícil la adaptación a tu nueva realidad?

Si, realmente me costó su tiempo. La gente me dice que le he dado la vuelta muy rápido, pero cuando estás fastidiado los días se hacen eternos, no tienen sentido, todo está mal, no tienes respuestas… y aquí está el trabajo psicológico que tanto me ayudó. Desde que le das la vuelta, soy consciente de mis limitaciones pero también tengo muchas ilusiones, muchas ganas de disfrutar de los momentos que merecen la pena.

 

Has ganado unos cuantos campeonatos, pero, ¿Cuál es y por qué el que más ilusión te ha dado?

La verdad, esta medalla de plata del mundial 2024 en California (USA) ha sido mi consagración en este deporte, me he demostrado a mí mismo que lo estoy haciendo bastante bien, que el 4º puesto del año pasado no fue casualidad y que estoy entre los mejores del mundo.

 

¿Sigues montando en bicicleta y/o corriendo?

Sigo montando en bicicleta bastante con los amigos, es otra de mis pasiones, antes con una bicicleta convencional y ahora con una Orbea Gain eléctrica, que me ha cedido la marca Orbea y estoy encantado con ella. Aparte de hacer deporte y mantenerme activo, puedo sentir la inclusión con mis amigos, me limita bastante menos esta bicicleta a la hora de salir con ellos y puedo disfrutar del día a día, del entorno y de la naturaleza.

Con el atletismo, tengo una deuda pendiente, lo intenté durante unos meses pero lo único que conseguía era dolor lumbar y lo tengo abandonado. Si que tengo esa ilusión de algún día poder volver a correr, pero he aprendido que se puede vivir sin correr, jejeje.

 

Ibon Oregi / Foto: Lourenço Chaves

 

Desde tu experiencia, ¿qué le dirías a alguien que viva una situación similar a la tuya?

Lo que he aprendido es que la vida es mucho más simple de lo que pensamos y a veces te da sorpresas… buenas y malas. Las buenas son mucho más fáciles de llevar, las disfrutamos sin pensar en nada, pero cuando vienen las sorpresas malas hay que estar fuerte.

Para llevar estas malas situaciones lo mejor posible, es importante darte cuenta de tu situación real, valorar lo que tienes, darte cuenta de que el vaso nunca está medio vacío, que está medio lleno y tenemos una vida por delante para disfrutarla con los que más queremos.

Lo único que me gustaría, es sentirme vivo y feliz, y aunque cada uno tengamos nuestra idea de felicidad, la mía es tener salud y poder compartirla con los que quiero.

¡Muchas gracias por responder a nuestras preguntas!