(entrevista 2017)

IGOR YEBRA Primer Bailarín Internacional, coreógrafo y maestro

Nacido en Bilbao, Igor Yebra es uno de los bailarines más reconocidos a nivel mundial.

Igor Yebra se formó en la escuela de Víctor Ullate, en Madrid. Debutó como profesional en el Ballet de Víctor Ullate y posteriormente emprendió su carrera en solitario en el Australian Ballet primera de las muchas compañías internacionales de los cinco continentes con las que ha colaborado a lo largo de su trayectoria.

Consciente de la importancia de una enseñanza de calidad, Igor Yebra fundó su propia escuela de danza en Bilbao en 2006. Actualmente, compatibiliza las facetas de bailarín, coreógrafo y maestro, continuando su carrera internacional como estrella de forma freelance.

Igor Yebra volverá a poner en escena ‘El Cascanueces’ el próximo día 30 de junio en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao, junto a un grupo de 40 jóvenes bailarines procedentes su Escuela de Danza y Coreografía. Las entradas se pueden adquirir en la taquilla del Teatro Campos Elíseos, en su web y en Kutxabank. Los precios van desde 23,30 euros a 28,90 euros.

Hemos estado con Igor para que nos hable de sus proyectos y también de sus sitios preferidos de Bilbao.

 

Igor, gracias por tu tiempo, estamos deseando ver este mes El Cascanueces en el Teatro Campos ¿Qué nos vamos a encontrar?

Un espectáculo de mucha calidad, coproducido por el Teatro Arriaga y que cuenta con grandes profesionales detrás como el iluminador Juan Gómez-Cornejo, que tiene el Premio Max, o Daniel Bianco, actual director del Teatro de la Zarzuela y autor de la puesta en escena. La coreografía es de Ángela Santos y mía. En el espectáculo, participo junto a 40 jóvenes bailarines procedentes de mi escuela: algunos continúan en ella formándose y otros ya han iniciado su camino profesional.

 

En el Museo Liceo Egipcio de León acaban de dedicarte una exposición. Además también has dado alguna clase y charla a los asistentes ¿Crees que esto es interesante para difundir y dar valor a la danza?

Todas las iniciativas y proyectos son interesantes e importantes, más cuando hay personas interesadas en apoyar y ayudar a la danza, por muy poco convencionales que nos puedan parecer estas iniciativas. No nos podemos permitir no hablar ante cualquier tipo de micrófono público que se ponga ante nosotros.

 

¿Tienes algún otro proyecto que nos puedas comentar?

Hay un gran proyecto en marcha para hacer en Bilbao antes de que termine el año, en el que se quiere juntar música en directo, coros y danza, pero aún no se puede desvelar públicamente hasta que no se cierre del todo, aunque está ya encauzado.

 

 Ahora nos gustaría hacerte unas preguntas sobre Bilbao

Igor ¿Qué le dirías a alguien que no conoce Bilbao para que nos visite?

Se ha conseguido que Bilbao sea una ciudad bella, cosa que hace treinta años no lo era, con una mezcla arquitectónica increíble entre lo clásico y lo contemporáneo, con una oferta cultural que cada vez va creciendo más y más, y cómo no, a nivel paisajes y gastronomía, una experiencia que se debe probar.

 

¿Qué echas de menos cuando estás fuera de Bilbao?

Todo en general.

 

 ¿Cómo pasarías un día perfecto en Bilbao?

Normalmente, lo paso yendo de un lugar a otro, trabajando, haciendo reuniones y entrevistas como ésta (ríe). ¿Cómo me gustaría pasarlo? Estando relajado, pudiendo ir a tomar algo, yendo a la playa y disfrutando de la ciudad.

 

¿Y una noche perfecta?

Por muy bilbaíno que sea, la noche perfecta no depende de la ciudad sino de la persona…e indudablemente, eso queda para la intimidad (ríe).

 

Ok…jejeje… cambiamos de tema… ¿Dónde cenarías y tomarías una copa?

Yo soy fiel al mismo sitio al que voy desde que era pequeño: el Bar Alameda, con mis amigos Paco y María. Aunque, de todas maneras, te pares donde te pares, en Bilbao es difícil equivocarte.

 

¡A nosotros también nos encantan las famosas “felipadas” del Alameda! ¿Hay algún rinconcito poco conocido de Bilbao que nos recomiendes?

Hay más de un rinconcito para descubrir, pero lo mejor es eso: descubrirlo por uno mismo. Un sitio que no es un rinconcito y que los propios bilbaínos deberíamos animarnos a descubrir es del Museo de Bellas Artes, entre otros muchos lugares. Por mucho que me encante el Guggenheim y que haya significado tanto para Bilbao, la ciudad existía antes y siempre seguirá existiendo independientemente de personas o edificios.

 

Fotografías:

Retrato Exterior de Hibai Agorria

y en esta página Igor Yebra haciendo un grand jete. Autora: Isabel Muñoz, Premio Nacional de Fotografía 2016.