Dolores Promesas

Imprimir

Dolores Promesas Bilbao

Carismática, alegre, optimista, soñadora, divertida, creativa, amiga de sus amigos… Así es la diseñadora Dolores Promesas y este es su mundo. Adéntrate en su historia.

Como ella misma dice el nombre le va como anillo al dedo, porque es una especie de resumen de su vida, aunque matiza “para ser sincera diré que no es mi nombre real, me lo inventé yo y me bauticé yo misma. Mi nombre verdadero es nube pero, claro, ¿dónde voy yo por la vida llamándome Nube?”

Se lo puso su madre, una hippie que nació en el Sur de Francia y en unas vacaciones por España conoció a su padre, un malagueño guapo que le robó el corazón.

Su padre y ella sufrieron lo suyo cuando su madre les abandonó despidiéndose con una nota: “Nube, cariño, sigue siempre tu estrella” y se trasladaron a un pueblecito costero de Cádiz, donde vivía su abuela Dolores. (de ella cogió el nombre, como homenaje a la mujer que le cuidó como una madre).

Cuando cumplió los dieciocho se fue con su amiga Pepa a conocer Madrid.

Nada más llegar hicieron amistad con unos chicos en un restaurante de Chueca, que les enseñaron todo lo que ofrecía una ciudad en ebullición, desde la intensa noche madrileña hasta la Pasarela Cibeles. Dolores fue dando tumbos… dependienta en el Corte Inglés, azafata de congresos, camarera y recepcionista de un hotel gay.

Un día, Dolores se enamoró hasta las trancas de Thomas, un representante de ropa de Vigo con quien se casó por lo civil sin decir nada a nadie y se trasladó a vivir a Malasaña con él y su perra Tula.

Fueron 5 años intensos que acabaron con Dolores y Tula trasladándose a casa de su amiga Pepa y su gata Trini. ¡Las chicas de oro!

Unos meses más tarde su padre le llamó para decir que alguien estaba interesado en comprar la mercería de los abuelos, así que Dolores y Pepa viajaron al pueblo de su infancia. Allí fue cuando Dolores, al quedarse un rato sola en la tienda y revolver cajones, estanterías y armarios, se dio cuenta que su futuro estaba ahí, frente a sus narices.

Le prometió a Pepa que lo conseguiría. Su amiga, con una sonrisa le dijo: “Promesas, promesas… eres Dolores Promesas”.

  • Dirección Máximo Aguirre 17, 48011 Bilbao
X